El científico Suki (Syukuro Manabe) esperaba que la simulación, que tardaría 50 días, terminara sin errores. Era 1967 y la maratónica sesión computacional al fin era posible gracias al flamante UNIVAC 1108, la maravilla de la época que hoy palidece ante el más básico smartphone o smartwatch. Los resultados…